Cómo afrontar la vuelta al trabajo después de las vacaciones

Cómo afrontar la vuelta al trabajo después de las vacaciones

La incorporación al trabajo después de las vacaciones, siempre resulta difícil. Volver de nuevo a la rutina laboral tras un cierto tiempo de desconexión e inactividad es, cuanto menos, sacrificado. El “síndrome postvacacional” que muchos trabajadores experimentan  a la hora de reanudar la vuelta a la oficina, se traduce en apatía, irritabilidad o desánimo,  algunos de los síntomas más comunes una vez volvemos a la realidad.

No es fácil dejar a un lado las placenteras vacaciones, sin preocupaciones y lejos de las rutinas repetitivas, pero es hora de volver. Simplemente, hay que tomarlo con filosofía y en cuestión de unas semanas estaremos completamente adaptados de nuevo a la actividad habitual y horarios regulares.  Aun así, recordemos algunos consejos para que la vuelta al trabajo sea más llevadera:

- Mantener una actitud positiva: La vuelta implica el reencuentro con los compañeros, el afterwork a la salida de la oficina, disfrutar de un café,  la posibilidad de nuevos retos profesionales y nuevos proyectos pueden ayudar a adoptar una actitud más positiva. Afrontar el día a día con alegría y optimismo es clave para volver con ganas. 

- Priorizar las tareas: Los primeros días organízate resolviendo lo principal y aquellas tareas más importantes según vayan sucediendo. Ve de menos a más, evitando comenzar a trabajar al mismo nivel que te fuiste, ya que nadie vuelve al 100%. Ponte al día y coge ritmo poco a poco.

- Comunicación fluida con los compañeros: Sin lugar a dudas, te ayudarán a superar tu vuelta. Poneos al día de vuestras experiencias vacacionales  y volver a establecer un ambiente agradable. Las risas con los compañeros son un bálsamo en estos días.

- Volver unos días antes: Es normal querer aprovechar hasta los últimos minutos las vacaciones, pero te costará menos adaptarte a la rutina si adelantas unos días la vuelta. Así, irás adquiriendo el ritmo habitual, los horarios de comidas, pautas de sueño… que te ayudarán a coger una rutina similar a la de tu trabajo.

- Realizar ejercicio: Hacer deporte es fuente de equilibrio, y será un gran aliado durante las primeras semanas para eliminar esa sensación de tristeza, recargar energía y sentirte más motivado.  Recuerda, mens sana in corpore sano. 

- Vida social: Por supuesto es indispensable no asislarnos y pensar que con el fin de las vacaciones debemos dejar a un lado el tiempo de ocio y las quedadas con amigos y familiares. El trabajo y la vida social son compatibles y te ayudarán a regresar paulatinamente a la rutina diaria.

 Tranquilos, porque la vuelta a la rutina también tiene sus cosas buenas, pues es el mejor momento para emprender y llevar a cabo aquellos proyectos que tenías en mente. Septiembre es un buen mes para comenzar el “año nuevo” cargado de propósitos, ¿por qué esperar a enero?

Y sobre todo: es un buen momento para ir preparando tus próximas vacaciones.